El desertor norcoreano está plagado de parásitos y tiene hepatitis B

Ese militar tiene indicios de depresión, tuberculosis, hepatitis B y parásitos que miden más de 25 centímetros.

El soldado que hirieron mientras desertaba de Corea del Norte se encuentra fuera de peligro y, en los próximos días, será trasladado de la unidad de cuidados intensivos al departamento terapéutico del centro sanitario en que se encuentra, informa The Korea Herald.

Ese militar norcoreano, al que balearon durante su fuga, tiene 24 años  y ha sido identificado con el apellido Oh. “El paciente no va a morir”, manifestó en rueda de prensa su cirujano, Lee Cook-jong, aunque sufrió dos intervenciones y su recuperación tomará al menos un mes.

Además, la víctima tiene indicios de depresión, tuberculosis, hepatitis B y parásitos que miden más de 25 centímetros, males que algunos estiman que certifican los problemas de nutrición e higiene que sufre la población del país que lidera Kim Jong-un.

Terapia ‘ democrática’

Para acelerar su recuperación, los empleados del hospital donde se encuentra ponen a Oh música surcoreana —prefiere las bandas femeninas populares— y le muestran películas y series estadounidenses, “como ‘CSI'”, manifestó Lee.

Seúl transmite melodías a través grandes altavoces ubicados en la frontera con Corea del Norte como parte de su guerra psicológica contra Pionyang. De hecho, el desertor explicó que había arriesgado su vida porque le impresionó “la imagen positiva de Corea del Sur”.

Escapada

Oh desertó de un puesto de guardia que se encuentra en el lado norcoreano del Área de Seguridad Conjunta en la Zona Desmilitarizada el pasado 13 de noviembre.

Su todoterreno pasó velozmente por un punto de control hacia la Línea de Demarcación Militar. El vehículo quedó atascado y el conductor tuvo que continuar hacia Corea del Sur a pie.

En ese trayecto, fue perseguido por cuatro de sus camaradas, quienes dispararon sus pistolas y rifles y le alcanzaron con varios balazos. A pesar de todo, logró escapar.

 

 

Fuente : rt.com

Deja un comentario